Opinión Series

Dear White People, ¿una verdad incómoda?

A pesar de la controversia en esta sátira cómica exclusiva de Netflix, aquí se nos brinda un vistazo a la sociedad americana actual, y el racismo silencioso que aún sigue cerniéndose sobre la población.

Partiendo de la premisa presentada por la película independiente homónima, la serie nos presenta nuevamente a los alumnos de color del Winchester College. Todo comienza de forma muy parecida a la película, con alumnos afroamericanos prácticamente aislados en una escuela conformada por una mayoría blanca, con ambas facciones viéndose confrontadas (final y abiertamente) gracias a una fiesta de tintes racistas. Es a partir de este momento cuando comenzamos a seguir a los diferentes alumnos de color durante sus vivencias en la escuela y entre ellos mismos.

Hay que hacer énfasis en una cosa, y es que, a diferencia del film, no solo seguimos a Samantha White y su travesía con el programa de radio “Dear White People”, sino que también conocemos a fondo a los demás miembros del plantel. Durante diez episodios de 30 minutos, conocemos un poco las motivaciones y los conflictos internos de los personajes. Además, vemos el otro lado de la moneda, aquél en el que vemos la reacción de los blancos al verse confrontados por la realidad de sus acciones. Hay quienes, claro, caen en la negación de sus actos, otros tratan de tomar conciencia, y los hay quienes se ofenden por la realidad.

Por último, solo queda decir que esta serie sin duda ha levantado susceptibilidades entre la sociedad estadounidense en un momento en el que el asunto del racismo es un tema sensible. Al final del día, las reacciones que vemos en la serie son solo un reflejo de algo que se ve a diario en el mundo real.

Acerca del autor

Alberto Cedano

Escritor de Geek Hispano. Me fascina leer, jugar y ver películas. No viene al caso, pero tengo dos perros y un pez :)

Comentar

Clic aquí para comentar