Juegos Opinión

La búsqueda por restaurar el bastión

Bastion es un RPG indie de 2011, opera prima de Supergiant Games, publicado por Warner Bros. Interactive Entertainment, y que actualmente se encuentra disponible para la mayoría de las plataformas.

Lo que principalmente lo hizo destacar fue su estilo artístico así como la cámara isométrica, que nos daba una perspectiva diferente del entorno que nos rodeaba.

En Bastion nos ponemos en los zapatos de The Kid, un chico de pelo blanco que se despierta en una roca flotante, en donde el suelo aparece a nuestros pies al momento de caminar. Durante nuestras andanzas escuchamos la voz del narrador, quien nos da detalles de cada acción que hacemos, y si bien al principio esto podría resultar fastidioso, conforme pasa el juego deseamos escucharlo cada vez más, para conocer más detalles del mundo que nos rodea.

La campaña resulta más bien solitaria, no hay muchos NPC y la mayoría de éstos seguro que tratarán de atacarte. No obstante, y como mencioné anteriormente, su estilo tan bello y lleno de colores lo hace destacar, dándole un tono un tanto infantil, aun cuando al avanzar en la trama nos damos cuenta de que quizás no lo es tanto.

El apartado musical es bastante destacable y con influencias bastante notorias en determinadas zonas, como country y folklore oriental. Por su parte, no hay voces dobladas, lo cual, para un purista como su servidor, es una bendición.

Es un hecho que tenía tiempo sin tocar este título –siendo honesto, desde que lo adquirí allá por 2011- y sin duda fue un craso error. A lo largo de estos seis años se han ido añadiendo zonas a “Quién sabe dónde” (Who Knows Where). Estas zonas amplían la historia de los personajes que hemos ido conociendo a lo largo de la campaña, permitiéndonos conocer un poco más de sus pasados, logrando encariñarnos de poco en poco.

Algo que ya estaba cuando jugué por primera vez y que también hay que destacar, es la presencia de “dioses”, cuya función principal es hacer más difícil el juego, de forma similar a los cráneos de Halo, en un intento de añadir replay value al título, esto debido a su corta duración, de aproximadamente 4-6 horas, dependiendo de nuestro estilo de juego. Hay que decir que este viene a ser el punto más débil de este título, no obstante, al tratarse de un indie, creo que podría ser algo que puede pasarse por alto.

Acerca del autor

Alberto Cedano

Escritor de Geek Hispano. Me fascina leer, jugar y ver películas. No viene al caso, pero tengo dos perros y un pez :)

Comentar

Clic aquí para comentar